Manifiesto del Encuentro Nacional de Lideresas 2018

Mujeres con voz

150 lideresas de organizaciones de mujeres y feministas diversas, reunidas los días 15 y 16 de noviembre en la ciudad de Quito, nos pronunciamos sobre las deudas del Estado Ecuatoriano con la garantía de nuestros derechos humanos, principalmente el derecho a una vida libre de violencia de género y el respeto a nuestra autonomía plena para decidir sobre nuestro cuerpo y  nuestro proyecto de vida.

La aplicación de la Ley Orgánica Integral para la Prevención y Erradicación de las Violencia contra las Mujeres no debe postergarse más, la integridad y la vida de las mujeres no puede depender de la voluntad política de las autoridades de turno. La violencia contra las mujeres es la forma más radical de discriminación, y afecta nuestra vida en los aspectos económicos, políticos, sociales, afectivos, limita nuestra autonomía y lastima nuestra autoestima. Mujeres diversas de las distintas regiones del país, trabajadoras, campesinas, estudiantes, profesionales, rurales y urbanas vivimos cotidianamente las violencias. Adolescentes y niñas en centros educativos y mujeres de las universidades, mujeres de los medios de comunicación, las mujeres políticas, las mujeres de sectores populares, las mujeres trans y de todas las diversidades sexuales evidencian múltiples formas de violencia específicas, que, con la correcta e integral aplicación de la Ley, pueden ser mitigadas. A las mujeres nos matan, nos violan, nos embarazan forzadamente, nos callan, nos arrebatan la capacidad de decidir sobre nuesto cuerpo. Hoy sentimos que el Estado no defiende nuestros derechos y hace caso omiso del marco jurídico internacional de derechos humanos, de los principios constitucionales, así como de la Ley vigente apoyada por miles de mujeres.

El Estado ecuatoriano debe elaborar, de manera urgente, normativa secundaria, protocolos y directrices de políticas para la aplicación de la Ley en sus respectivos ámbitos, implementar planes, programas, proyectos y servicios, asignar recursos suficientes y oportunos, así como adecuar bases de datos  y registros de casos para facilitar la implementación y funcionamiento del Sistema Nacional descentralizado de Prevención, Protección de las víctimas de violencia y la  Reparación de sus derechos. Es fundamental la armonización del Código Orgánico Integral Penal con la Ley y la aprobación del procedimiento especial y expedito para delitos de violencia. De igual forma, a nivel local, se debe establecer ordenanzas para prevenir y erradicar la violencia, actualizar los Planes de Desarrollo y Ordenamiento Territorial, y fortalecer las Juntas Cantonales de Protección de Derechos.

Una de las formas más complejas de violencia que vivimos las mujeres, niñas y adolescentes es la violencia sexual, que se torna más lacerante cuando estamos obligadas a continuar con el embarazo producto de una violación. Las mujeres demandamos de manera urgente que el Estado ecuatoriano haga efectivas las recomendaciones de los Comités de Derechos Humanos que señalan que el embarazo forzado constituye una forma de tortura. Es una necesidad urgente despenalizar el aborto por violación de manera que el Estado asuma su obligación de proteger la integridad física, psicológica y sexual de las mujeres y su autonomía plena, y a la vez garantizar la aprobación de legislación desde la ética laica. En Ecuador suceden 14 violaciones diarias a niñas, adolescentes y mujeres, la gran mayoría en manos de personas del entorno familiar, lo que las empuja a enfrentar graves consecuencias físicas, mentales y sociales. Las niñas y adolescentes son obligadas a criar a estos niños, pues nunca tuvieron la posibilidad de decidir sobre su cuerpo.

¡La crisis fiscal no es una excusa! La integridad y la vida de las mujeres en riesgo constituyen una EMERGENCIA SOCIAL. El Estado y la sociedad no puede sacrificar a las mujeres víctimas de violencia, menos aún si deben llevar adelante un embarazo forzado, a cuenta de la falta de presupuesto.

Las organizaciones de mujeres y feministas demandamos nuevamente la declaración de estado de emergencia social debido a la prevalencia e incremento de la violencia y el femicidio. Necesitamos respuestas concretas, urgentes y efectivas tanto a nivel nacional como local.

¡LAS MUJERES DIVERSAS EROTIZAMOS NUESTROS CUERPOS SIN VIOLENCIA!

¡NUESTROS DERECHOS HUMANOS NO SE POSTERGAN, NI SE NEGOCIAN!

  • Acción Ciudadana por la Democracia y el Desarrollo – ACDemocracia
  • Colectivo Político Luna Creciente
  • Cabildo por las mujeres de cuenca
  • Colectivo Más de Ocho
  • Colectivo Tejedoras Manabitas
  • Comité de Mujeres de Tungurahua
  • Confederación Ecuatoriana de Mujeres por el Cambio
  • Consejo Nacional de Mujeres Negras del Ecuador
  • Consejo de Mujeres Negras – San Lorenzo
  • Consejo Cantonal de Protección de Derechos Ambato – Sociedad Civil
  • Coordinadora Cantonal de Mujeres de Cotacachi
  • Coordinadora Juvenil Por La Equidad De Género
  • Coordinadora Política de Mujeres del Ecuador
  • Dirección de la Mujer – CONAIE
  • El Parto es Nuestro
  • Federación de Mujeres de Sucumbíos
  • Frente Ecuatoriano de Derechos Sexuales y Reproductivos
  • Fundación Desafío
  • Movimiento de Mujeres de Sectores Populares Luna Creciente
  • Mujeres de Frente
  • Mujeres con Vosz
  • Observatorio Ciudadano de la Comunicación – Cuenca
  • PachaQueer
  • Plataforma Nacional por los Derechos de las Mujeres
  • Plataforma de Mujeres hacia la Igualdad
  • Plataforma por la salud y por la vida
  • Red de Mujeres Políticas del Ecuador – REMPE
  • Red de Mujeres de Imbabura
  • Rescate Escolar
  • Salud Mujeres
  • SIPAE
  • Surkuna
  • Taller de Comunicación Mujer
Sin comentarios

Publicar un comentario